Qué ver en la capital de Camboya

que ver en la capital de Cambodia

Conocida como la “Perla de Asia”, visitar Phnom Penh es un estímulo para los sentidos. La ciudad tiene un pie en el pasado con sus templos, mercados y el común alboroto de sus calles. Y otro pie en el futuro, como ciudad próspera y cruce de culturas entre China, Tailandia, Vietnam y la influencia francesa. A la pregunta, qué ver en la capital de Camboya, les recomendamos algunos sitios para disfrutar de esta ciudad mezcla de culturas y grandes contrastes.

Dónde está la capital de Camboya

Phnom Penh se encuentra en la confluencia de tres ríos, el Mekong, el Tonle Sap y el Tonle Bassac. Viajar a Phnom Penh es hallarse en el corazón de Camboya, pero no podría decirse estrictamente que es una ciudad camboyana. La mayoría de la población es chino-jemer, clase social de comerciantes camboyanos. Son los que están, en gran medida, detrás de la agitada vida comercial de la capital. La ciudad se encuentra en el centro-sur del país, muy cercana a Ho chi Minh, antigua Saigón. En 1867 los franceses obtuvieron el convenio que cedía a Francia la provincia de Saigón. A partir de ese momento comenzaron a dejar su influencia en la arquitectura y la comida en la región. No abandonaron la zona hasta 1945, cuando se declara la independencia de Camboya.

Que ver en la capital de Camboya una ciudad en transformación

Actualmente, Phnom Penh es una ciudad mucho más interesada en el presente y futuro que en el pasado. Así lo demuestran sus restaurantes y bares modernos a nivel internacional. Una ciudad con más de 2 millones de habitantes, con noches vibrantes; con discotecas de moda y también sus tiendas de diseño en plena ebullición. Todo a un precio considerablemente menor que en otras capitales del mundo. Lo que otorga un atractivo especial a vivir en Phnom Penh.

Qué ver en la capital de Camboya

Lugares y reseñas de lo más interesante que ver en la capital de Camboya. A continuación nuestras sugerencias:

Palacio Real y la Pagoda de Plata

Que ver en la capital de Camboya el palacio real

El Palacio Real y la Pagoda de Plata se hallan en Sothearos Boulevard. El Palacio luce unas impresionantes paredes amarillas que encierran gran parte de la historia de Camboya. Alrededor se puede disfrutar de unos espectaculares jardines decorados y minuciosamente cuidados. Típica arquitectura y ornamentación camboyana que nos hará trasladarnos al pasado, realmente hermosos.

Museo del Genocidio Tuol Sleng

Museo del Genocidio en la capital de Camboya

Una escuela, una prisión, al final de una carretera; es el museo del genocidio Tuol Sleng. Este fue uno de los cientos de centros de detención e interrogatorio creado por Pol Pot y los Jemeres Rojos en toda Camboya. Allí miles y miles de camboyanos fueron torturados sin piedad. La población de Camboya fue diezmada en casi tres millones. Hoy el museo rescata la memoria y dignidad de un pueblo que sufrió una de las peores catástrofes políticas del mundo. Sin duda, una de las cosas qué ver en la capital de Camboya.

Museo Nacional de Camboya

Museo Nacional en la capital de Camboya

Visitar el Museo Nacional de Camboya. El museo es un impresionante edificio de baldosas y paredes rojas ubicado entre cuidados jardines tropicales. Se halla en la esquina de la calle 178 y la calle 13 y a orillas del río, es un punto de visita imperdible para todo visitante que quiera entender la historia y el arte del país y la ciudad. Fue inaugurado en 1920.

Templo Wat Ounalom

Templo de Wat Unalom en que ver en la capital de Camboya

Aparte del templo Wat Phnom, que está situado encima de una colina artificial, Wat Ounalom es el más ilustre de la capital de Camboya y probablemente el más atractivo. La parte delantera del templo, con vistas al paseo junto al río Tonle Sap, es de una belleza y detalles arquitectónicos únicos. El templo es considerado como el centro del budismo en Camboya.

Phsar Thmei, visitar el Mercado Central de Camboya

El fantástico mercado central en la capital de Camboya

Construido en 1937, este impresionante edificio art-deco de característico color amarillo fue diseñad por Vann Molyvann. Es el edificio que más contrasta en Phnom Penh por su estilo. Aquí encontrará de todo, desde joyas hasta insectos fritos comestibles, le recomendamos estar preparado para negociar ya que los turistas son recibidos con los brazos abiertos y los precios muy altos.

Kickboxing en Phnom Penh

Que ver en la capital de Camboya espectáculo de kickboxing

Una de las cosas favoritas que ver en la capital de Camboya para sus habitantes en un fin de semana es una pelea de kick-boxing. La parte buena es que es gratis, muy ruidosa y es algo totalmente camboyano. Puede dirigirse a los estudios de CTN TV donde los fines de semana realizan programas en vivo.

Aeon Mall de Phnom Penh

El centro comercial donde podremos encontrar toda clase de comidas. Aeon Mall es un centro comercial al estilo internacional, la firma japonesa ha instalado en la capital de Camboya un shopping con todas las comodidades y tiendas de moda para disfrutar de un momento de relax en pleno corazón de Phnom Penh.

Historia e influencia francesa

La ciudad toma su nombre de la reconocida Wat Phnom Daun Penh, una viuda rica que encontró en un gran árbol “koki” cuatro estatuas de bronce de Buda. Luego en 1373, mandó a construir a los habitantes una colina artificial y un pequeño templo para proteger su hallazgo. Así la viuda Daun Penh (llamada la abuela Penh) dio nombre a esta ciudad. Antiguamente era conocida como Chaktomuk, que significaba “ciudad de las cuatro caras” por la confluencia de los ríos en la zona.

Al visitar Phnom Penh los viajeros descubrirán que la influencia francesa se deja sentir también en su gastronomía y sobre todo en el estilo de los restaurantes y bares que amenizan la ciudad. Los numerosos hoteles ofrecen al viajero todo los necesario para una estadía única, piscinas, aire acondicionado, excelente restauración y servicio. El idioma francés es hablado en Camboya todavía por los grupos con formación internacional y los ancianos. Además es usado como lenguaje diplomático y segundo idioma del gobierno en los países que integran la región de Indochina.

Breve reseña del pasado de la ciudad

En el momento en que Camboya se convierte en una parte de la Indochina francesa en 1884, Phnom Penh destaca como una ciudad cosmopolita. En gran medida, por su diseño y gustos al estilo francés, así llegó a ser considerada, en la década de 1920, como una de las ciudades más bellas del sudeste de Asia.

Después de la independencia de Camboya, en octubre de 1954, se pudo vivir pocas décadas de optimismo. Algunos años supervisados por el entonces rey Norodom Sihanouk, un playboy carismático en artes amorosas, cuya memoria todavía es venerada a pesar de su difícil papel en los acontecimientos posteriores. Pero los años brillantes finalmente fueron interrumpidos por la guerra. Históricamente Camboya había sido un campo de batalla entre los tailandeses y los vietnamitas. Pero durante la década de 1960 y principios de 1970, Camboya vive una brutal guerra civil que sume al país en la pobreza y aislamiento. Cuando Pol Pot toma el poder en 1975 se vacía la ciudad, Phnom Penh se convirtió en un pueblo fantasma, y sólo era una sombra de sí misma. Finalmente, los jemeres rojos fueron desalojados por una invasión vietnamita en 1978-79.

Durante la década de 1980, la gente se desplazó nuevamente a Phnom Penh y la ciudad volvió lentamente a la vida bajo el control de los vietnamitas. Sin embargo, no fue hasta la década de 1990 cuando las elecciones patrocinadas por la ONU tuvieron lugar. Fue entonces, cuando la ciudad realmente comenzó a desarrollarse de nuevo. El nuevo siglo ha traído una considerable inversión financiera de China y Corea del Sur y una avalancha de nuevos proyectos.

Mi última noche en Phnom Penh

En mi última noche en Phnom Penh, había una cosa que me quedaba en la lista, tenía una espinita clavada. Una bebida en el Elephant Bar del Raffles Hotel Le Royal. Al entrar me encantó el lobby del hotel inspirado en un safari. El cocktail Femme Fatale, que fue hecho en honor a la visita de Jackie Kennedy al país en 1967 (tiene champaña y crema fraîche, para emparejar con su lápiz labial rosa) cautivó mis sentidos.

En el bar, conocí a Mike, un turista australiano que tenía 36 horas en la ciudad como parte de un paquete turístico que lo llevaría a Vietnam al día siguiente. Sólo había disfrutado muy poco de Phnom Penh. Me preguntó exaltado si ¿Había probado algún plato local que valiera la pena recomendar? ¿Es posible caminar desde el Palacio Real hasta el Museo Nacional, o estaban demasiado lejos? Yo le conté acerca de la media docena de panaderías del barrio con pan y pasteles que rivalizaban con cualquier cosa que había comido en Francia. También le dije que por 10 dólares americanos podría pasar un día entero en la piscina de un hotel exclusivo, utilizando su Wi-Fi. Pedir cómodamente las bebidas en la piscina con un servicio exquisito. A su vez, le advertí que misteriosamente los números de las calles saltan del 100 al 240 sin explicación.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*